Certidumbre e inquietudes: MENTIRAS ACEPTADAS. José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Certidumbre e inquietudes: MENTIRAS ACEPTADAS. José Gregorio Hernández Galindo Imagen de: lavozdelderecho.com

 

Para que un Estado pueda funcionar dentro de conceptos democráticos; para que una sociedad se pueda realizar como civilizada; para que se pueda preservar la paz y realizar el Derecho, la igualdad y la Justicia, se requiere un mínimo de sinceridad, de veracidad, de lealtad, de mutua franqueza; de respeto al orden jurídico.  Son valores indispensables para que se realicen las finalidades de la organización estatal, que, en los términos de la Constitución colombiana, lo son  “servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo”.

El preámbulo de la Constitución señala que ella se establece “con el fin de fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo”. Nada de ello es posible sin una mínima moralidad social; sin unos cánones éticos; sin unos valores; sin unos principios; sin  unas autoridades honestas; sin un sistema jurídico acatado; sin unos  legisladores respetuosos de sus electores; sin unos  jueces y tribunales  imparciales e independientes que hagan valer la verdad y la justicia.

Infortunadamente -contra una tradición democrática y  legalista-, Colombia -en particular su clase dirigente-  ha  venido cayendo en una progresiva pérdida de valores y principios, que se acompaña por una generalizada y perniciosa  tendencia a lo que podríamos llamar “hipocresía social”, incomprensiblemente admitida por la mayoría. Se trata de la aceptación común de  conductas, actitudes  y prácticas en realidad tramposas, desleales, deshonestas, pero  -mediante eufemismos, discursos, lemas y palabras vacías- hábilmente disfrazadas de un talante ético y ajustado a  las leyes.

Resulta  interesante ver -desde la barrera- cómo se miente en público, y cómo la audiencia sabe que se le está mintiendo, pero acepta la mentira. Gobierno, políticos,  legisladores, candidatos,  ex guerrilleros, medios  y hasta  jueces se mienten entre sí  y le mienten al ciudadano del común. Se oculta y se desinforma. Se promete, se jura en vano sin vergüenza, y por supuesto, también sin empacho,  se incumple y se engaña, y se vuelve a prometer. Se hace lo ilícito y lo punible a sabiendas y después, si el delito es descubierto,  una lastimera  disculpa pública (con lágrimas incluidas) basta para alcanzar el perdón social. Para  los victimarios resulta mejor posar de víctimas, y la mayoría  acepta como bueno y legal lo que se sabe que es malo para la sociedad y opuesto al Derecho. Se ha vuelto costumbre usar  términos neutros -ingeniosamente acuñados-  para describir actos y hechos vergonzosos. Quien delinque no dice que delinquió sino que “cometió un error”.

Lo malo de esta comedia colectiva consiste en  que se miente; se sabe que se miente; quienes oyen las mentiras saben que se les está mintiendo, pero -salvo algunos tercos o aguafiestas- el conjunto de la sociedad parece sentirse bien en ese mundo de mentiras.

Modificado por última vez en Viernes, 03 Noviembre 2017 12:55
Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.