Violencia contra la Mujer Destacado

23 Jun 2014
Valora este artículo
(0 votos)
2589 veces

El 12 de junio de 1972 se estrenó la primera película pornográfica del Siglo XX bajo el nombre de “Deep Throat”, en español “Garganta Profunda”.

El film se exhibió en todas las salas y no solo en las clasificadas como X. Fue una película exitosa, influyente y extraordinariamente rentable; se cree que ganó 60 millones de dólares (hace 42 años) con un presupuesto mínimo de apenas 47.000 dólares.
 
La polémica a favor y en contra que “Deep Throat” generó, logró que en los Estados Unidos el film  fuera visto por millones de curiosos que sin pensarlo “dos veces” llenaron diariamente las salas de cine. Y, obviamente la popularidad arrolladora llegó para la protagonista, Linda Susan Boreman.
Gracias al éxito obtenido, Linda fue deseada por Frank Sinatra que no perdía fiesta donde ella estuviera; Sammy David Jr., que patrocinaba encuentros entre él, su esposa y el matrimonio Traynor-Lovelace; Jack Nicholson y Warren Beatty y los millones de admiradores que se sumaron en las salas de cine.
 
¿Quién era Linda Susan Boreman? Nació en Nueva York (1949) en el seno de una familia religiosa y represiva, alumna de una escuela católica, hija de un agente de policía y de una madre que enseñó como regla de oro a seguir en el matrimonio “obediencia total al hombre escogido por esposo”.
Tal y como enseñó mamá, las reglas fueron acatadas por la joven Linda Susan Boreman quien a la edad de 21 años se casó con Chuck Traynor y lo obedeció al pie de la letra.
 
¿Quién era Traynor? Drogadicto y maltratador, era uno de los directores atascados en la naciente industria pornográfica gringa incapaz de producir películas al nivel de las que para ese entonces se veían en las salas de cine dirigidas por los directores europeos.
El esposo Traynor introduce a su joven esposa, Linda Boreman, en la industria porno y en las drogas.  Un año después de contraer matrimonio, a la edad de 22 años-, bajo el nombre de Linda Lovelace y obedeciendo a su esposo como se lo advirtió su mamá, grabó “Garganta Profunda”.
 
En el estudio, era observada por Traynor quien esperanzado en los dividendos que la nueva película traería para su bolsillo, no se despegó ni un minuto de la carrera “brillante” de su esposa.
 
Chuck Traynor la llevó a los estudios, la presentó al director Gerad Damiano y ante la negativa inicial de éste por contratarla -al verla tan flaca- le insistió escogerla, mostrándole las habilidades de Linda, evidentes en  los videos caseros que grababa en la intimidad de su vida conyugal.

¿Qué es un proxeneta? Es una persona que obtiene dinero de la prostitución a través de otra persona. El proxeneta usa la mayoría de las veces, la violencia, el engaño, la intimidación, la superioridad física y psíquica que detenta y se aprovecha de una situación de vulnerabilidad  de la persona prostituida, para explotarla sexualmente. Se dice que la persona prostituida pasa a ser víctima de éstos personajes oscuros y se inicia en la prostitución sin que ella haya dado su consentimiento.
 
Pues bien, Linda Lovelace hizo rico a Chuck Traynor, su proxeneta. Ella afirmó no haber recibido un solo centavo de las utilidades de las películas. Lo que parecía una estrella del cine porno, inmerso en la banalidad de Hollywood, no era otra cosa que una víctima del peor de los maltratos que sufren mujeres, niñas, niños y estadísticamente en menor cantidad, algunos hombres.  
Linda Boreman o Lovelace, una vez liberada de su maltratador y buscando una reconciliación con su propio ser, le contó al mundo lo que fue su verdadera vida detrás del éxito que en apariencia le había arrojado la tan famosa “Garganta Profunda”.

Confesó como Chuck Traynor la golpeaba para que grabara las películas; permitía que la violaran varios hombres en una sola noche a cambio de dinero que él recibía directamente mientras entraba a la habitación uno detrás de otro; le introducía mangueras e incluso la obligó a fornicar con un perro pastor alemán para una escena en la pantalla en la obra llamada Dogarama.
 
Cuenta Linda en su libro Ordeal (1.980) que algunas de las escenas que los curiosos estadounidenses vieron y admiraron, se grabaron mientras ella tenía un revolver apuntando a su cabeza: Cuando ves Deep Throat estás viendo cómo me violan. Es un crimen que aún la exhiban; todo el tiempo había un arma apuntándome a la cabeza” escribió Linda.
Pero la sociedad que un día te aplaude otro día te aborrece. Cuando Linda Susan Boreman contó su historia, quiso reconstruir su vida, luchó contra la pornografía y buscó una segunda oportunidad,  nadie le creyó haber sido víctima de un proxeneta.
 
Ninguno dio un peso por su triste historia, la vieron como una más que después de gozar de las mieles de la riqueza, producto de la prostitución, se victimizan.  
Incluso el término “Síndrome de Linda Lovelace” se le aplicó a las ex estrellas del porno que una vez retiradas, encontraban la redención echando maldiciones sobre su finalizada carrera. Para descalificarla decían cosas como que la escena con el pastor alemán no fue obligada, simplemente a ella le gustaban los perros y le encantaba hacer esos shows en la mansión del dueño de Playboy. Era un pedazo de mierda. “Era una golfa, una escoria” dijo Al Goldstein, editor de la popular revista Screw.
 
La vida de Linda Lovelace y Chuck Traynor fue llevada al cine recientemente (2013) por los directores Rob Epstein y Jeffrey Friedman con la actuación de Amanda Seyfried, bajo el título "Lovelace".
Linda Boreman o Lovelace murió el 22 de mayo de 2002, tras un accidente automovilístico.
 
 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 30 Junio 2014 22:03
La Voz del Derecho

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.